banner

Blog

May 01, 2023

Pequeños proyectos solares ayudan a impulsar la transición energética de Argentina

La generación distribuida y los actores locales impulsan las renovables, democratizan la energía y reducen las facturas

Javier Lewkowicz 11 mayo 2023

Compartir

Paneles solares en la azotea y estacionamiento de una escuela secundaria en Buenos Aires, Argentina. Muchos de estos proyectos permiten a los usuarios generar su propia electricidad y vender el excedente a la red (Imagen: Energe)

Un pequeño pueblo que genera su propia energía, una escuela de la ciudad que equipa su techo con paneles solares y una empresa que construye calentadores solares de agua que ayudan a reducir las facturas de energía: iniciativas a pequeña escala en toda Argentina están mostrando el papel activo que las personas pueden desempeñar en la construcción de un sistema renovable futuro impulsado por la energía.

Actualmente, el 84% de la energía consumida en Argentina se genera a partir de gas natural y petróleo, combustibles fósiles cuya producción y uso impulsa el calentamiento global, y que puede traer otros impactos nocivos sobre los ecosistemas, las sociedades y su salud. La generación con estos combustibles se concentra en un puñado de grandes empresas, que muchas veces reciben incentivos y subsidios del gobierno para sus inversiones en el sector energético.

Iniciativas energéticas locales como estas en Argentina, por otro lado, presentan una forma de reducir la concentración y centralización del sistema, como ejemplos de lo que se conoce como generación distribuida. Esta autogeneración, que generalmente utiliza fuentes renovables, tiene como objetivo apoyar el consumo local o incluso doméstico, pero también puede hacer que los excedentes se alimenten a redes más amplias, lo que permite que los compradores tradicionales de electricidad se conviertan en productores.

Según un informe sobre generación distribuida publicado por el Ministerio de Energía de Argentina en marzo, hasta el momento se han completado 1.167 proyectos de autogeneración en todo el país, con una capacidad instalada colectiva de 21,2 megavatios. Están conectados a la red más amplia con medidores bidireccionales que rastrean la electricidad que entra y sale de la red.

Pablo Bertinat, director del Observatorio de Energía y Sustentabilidad de la Universidad Tecnológica Nacional, dijo a Diálogo Chino que los proyectos de descentralización energética pueden tener efectos virtuosos: “Permiten la política energética, es decir, el estudio de cómo utilizar la energía para mejorar la calidad de vida de la población- a realizarse a nivel municipal, actualmente inexistente, y generar un fuerte incentivo a la participación y democratización”.

La generación distribuida también puede reducir la necesidad de grandes inversiones, por ejemplo, en líneas de transmisión de electricidad, ya que se centra en la producción local para el consumo local. Por lo tanto, puede ofrecer una solución útil y oportuna a algunas de las dificultades actuales de Argentina, incluida la pobreza energética y los cuellos de botella en una red de transmisión sobrecargada que están ralentizando las inversiones en proyectos de energía renovable.

Armstrong es un pequeño pueblo de unos 15.000 habitantes en la provincia de Santa Fe. Su economía se basa principalmente en la agricultura y actividades relacionadas, como la fabricación de maquinaria agrícola.

El servicio de energía eléctrica en la localidad es proporcionado por la Cooperativa Armstrong para la Prestación de Obras, Servicios y Crédito Públicos, que cuenta con 5.000 socios y supervisa unos 6.500 medidores de electricidad. Según la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (FACE), estas organizaciones proveen de electricidad al 17% de la población del país.

En 2013, la cooperativa Armstrong presentó una propuesta al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación para instalar paneles solares en la localidad y generar su propia electricidad, en lugar de comprarla a la red nacional.

El proyecto fue aceptado en 2015 y se formó un consorcio público-privado entre la cooperativa, el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y la Universidad Tecnológica Nacional, que recibió un subsidio del gobierno. Se convertiría en la primera planta solar fotovoltaica de la provincia de Santa Fe, y convertiría a la cooperativa Armstrong en la primera de Argentina en utilizar esta tecnología.

“Nuestra cooperativa fue fundada en 1958 y fue la primera del país en contar con electrificación rural”, dijo a Diálogo Chino Gustavo Airasca, líder técnico de la cooperativa. "Al igual que lo hicimos entonces, también buscamos ser pioneros con este proyecto".

Desde un principio, el proyecto solar fue diseñado en conjunto con la comunidad. Se organizaron talleres para explicarlo y hubo una alta participación, dijo Airasca. “Hubo interrogantes, como si el equipo solar era resistente al granizo, cuál sería la capacidad instalada, los costos y la vida útil estimada”, agregó.

Se instaló una planta de energía fotovoltaica de 200 kilovatios (kW) y 880 paneles, mientras que 50 unidades separadas de seis paneles solares cada una se instalaron en los techos de los miembros del colectivo voluntario. Los equipos fueron adquiridos a la firma alemana SMA, Amerisolar en EE.UU. y LV-Energy, con sede en la provincia de San Luis, con algunos de los paneles producidos en China.

La cooperativa estima que para finales de 2022 sus paneles solares habían ahorrado alrededor de US$30.000 en compras de energía en los años transcurridos desde que comenzó el proyecto. Los ingresos de sus ventas a la red también han financiado una expansión de la planta a 275 kW, con la capacidad adicional para entrar en servicio a finales de este año.

Más allá de la energía, la iniciativa solar también parece haber traído otros beneficios para la cooperativa y la gente de Armstrong. “Este proyecto también permitió que el tema ambiental tomara impulso en la ciudad”, dijo Airasca. “La gente viene a la cooperativa a hacer preguntas y dejamos la puerta abierta para quien quiera ver la planta. También hemos organizado jornadas de formación”.

Hace diez años, en el marco de un debate sobre los desafíos ambientales, docentes y alumnos del Colegio Antonio Devoto de Buenos Aires discutieron la idea de poder autogenerar la energía eléctrica que se consume en la escuela a través de paneles solares.

“Estudiamos el tema de la transición energética y en particular la tecnología fotovoltaica”, dijo Luciano Tapia, ex alumno de la escuela que lideró la presentación del proyecto ante las autoridades de la ciudad. “Nos dimos cuenta de que la terraza de la escuela era un buen lugar para poner los paneles, porque es muy alta y recibe luz solar prácticamente todo el día”.

El proyecto tomó forma junto con el profesorado y, en 2014, se propuso a la legislatura de la ciudad para su financiación. Se instalaron 200 paneles solares y la escuela se convirtió en la primera del país en consumir su propia electricidad y proporcionar el excedente a la red. Ahora, ocho escuelas de la ciudad tienen paneles solares.

“Los meses de mayor exposición a la radiación solar son aquellos en que no se usa energía eléctrica en la escuela, porque es verano y no hay clases”, dijo Félix Abán, ex vicerrector de la escuela. “Por lo tanto, en mayor medida, el recurso puede inyectarse a la red pública, que a su vez enfrenta una demanda muy alta debido al alto consumo estacional”.

Sin embargo, según Abán, los éxitos en la generación de energía pueden no haber sido el mayor impacto del proyecto: “La generación distribuida fue el vehículo para que los estudiantes se dieran cuenta de que tienen la capacidad de hacer algo con repercusiones prácticas”.

Energe es una empresa argentina que diseña y fabrica colectores solares térmicos -dispositivos que absorben la radiación solar, principalmente para calentar agua- y un negocio que ha visto crecer la demanda de sus productos de manera sostenida en los últimos años.

"Hace quince años, producíamos menos de ocho calentadores de agua por mes", dijo a Diálogo Chino el gerente de comunicaciones de Energe, David Soriano. “Hoy en día, de nuestra fábrica en Mendoza están saliendo más de 250 calentadores de agua cada mes”.

La empresa produce calentadores de agua solares para uso doméstico e industrial, además de suministrar e instalar paneles fotovoltaicos para la generación de electricidad. La empresa también exporta a Uruguay y Chile. Según sus propias estimaciones, un colector solar puede ahorrarle a una familia hasta un 80% de lo que normalmente gastaría cada año en gas o electricidad para calentar el agua de su hogar.

"Como este es un mercado relativamente nuevo en el país, tendemos a enfatizar las ventajas de ser el 'dueño' de su propia energía", dijo Soriano. Agregó que las dudas siguen siendo comunes entre los clientes potenciales: "La gente suele preguntar si el calentador de agua y los paneles funcionan en los días nublados y si se puede almacenar la energía. Les explicamos que la respuesta a ambos es 'sí'".

Energe importa los paneles solares para sus productos desde Alemania y China, y fabrica componentes metálicos y ensambla sus calentadores en Maipú, localidad de la provincia de Mendoza. La empresa emplea a 78 trabajadores locales y ha realizado esfuerzos concertados para promover la igualdad en su fuerza laboral. “Tenemos una política de promover la presencia de trabajadoras en áreas donde los hombres normalmente tienen una mayor presencia, como en la planta”, explicó Soriano. "Después de brindar capacitación y nuestra experiencia laboral, ahora contamos con un personal de excelentes soldadoras".

Organizaciones como las Naciones Unidas han subrayado la importancia de impulsar las oportunidades y la representación de las mujeres en el sector de la energía limpia, como elemento esencial de una "transición justa" de los combustibles fósiles a las energías renovables.

Según cálculos de la Universidad Nacional del Centro de Buenos Aires y la Fundación Medio Ambiente y Recursos Naturales (FARN), una ONG argentina, para 2050 hasta el 32% de la demanda eléctrica de los hogares argentinos podría cubrirse con generación solar distribuida instalada en edificios residenciales.

Esto requeriría la presencia de sistemas de energía distribuida en casi 15 millones de edificios y una inversión estimada de US$70 mil millones para 2050.

Sin embargo, un aumento de la presencia de energías renovables y generación distribuida debe ir acompañado, según FARN, de "un abanico de iniciativas complementarias como programas sectoriales de modernización de la economía, medidas para aumentar la eficiencia energética y campañas de sensibilización".

Para Pablo Bertinat, la generación de electricidad a partir de la energía solar, ya sea a través de cooperativas o de sistemas individuales en azoteas, puede convertirse en un aporte cada vez más importante al suministro eléctrico nacional.

Pero su impacto, agregó, puede ir más allá del simple poder: “Además de la contribución que hacen a la generación eléctrica nacional, estos proyectos crean condiciones para la apropiación local de la política energética, que es un requisito previo para la democratización sostenible del acceso a la energía”.

Puede volver a publicar nuestros artículos de forma gratuita bajo la licencia Creative Commons.

Leer más: Cómo la energía solar podría ayudar a combatir la pobreza energética en Argentina Javier LewkowiczJavier Lewkowicz es un periodista argentino que escribe sobre China y el medio ambiente. Escribe en Página/12
COMPARTIR